Les presentamos una entrevista que realizó elboceto.com a Ángel Portilla una joven talento y su visión del arte, la compartimos completa pero también la pueden leer en el sitio directamente.

Le han quitado la simpleza al arte y ese es el mayor robo de la historia- ÁNGELES Portilla, artista mexicana.

El Boceto tuvo el placer de entrevistar la semana pasada a una de las artistas más jóvenes hasta el momento, con tan solo 18 años de edad; Ángeles Portilla nacida en la ciudad de México el 1 de marzo de 2001 nos cuenta un poco sobre su vida y el papel del arte en ella.

El arte para mi lo es todo, es básicamente la única razón por la que vivo aparte de familiares y amigos, sin el arte es muy probable que  yo no estaría aquí- Nos responde en la primera pregunta.

Su arte se ve influenciado por las circunstancias que esté viviendo, sus obras son representativas de sus sentimientos del momento y de los grandes como Dalí, Picasso y Van Gogh, no solamente por la técnica que ellos utilizan, sino por su actitud y la confianza que tienen con sus pinturas.

Al igual que los impresionistas, ella busca romper las reglas y protocolos preestablecidos sin importar lo que piensen los demás. A pesar de que Portilla no está especializada en alguna técnica, no se cierra a la idea de experimentar en diversos métodos hasta encontrar el que más le quede.

Su primer acercamiento crudo y real al arte fue cuando en su clase de pintura decidió no seguir el boceto que la maestra le había marcado y negándose lo rompió enfrente de ella, por lo que decidió no volver a tomar clases de pintura y mejor volverse una artista autodidacta.

Con su arte busca darle una voz a las personas que no la tienen, aquellas que están sufriendo y no se lo pueden decir a la gente, como las  que viven una situación complicada como la guerra o los musulmanes en China.

Sus obras más icónicas son los dos murales que se exhiben actualmente en Plaza Solesta, la ilustración de un gallo con el cual la gente se identifica con la frase “aunque el gallo sea muy gallo, la gallina es la de los huevos”, y un corazón que es uno de los favoritos de los enamorados, pues frecuentemente se retratan en él.

Uno de los conflictos que enfrenta es: lo que a mi me gusta, lo que vende y lo que yo quiero hacer. “Un artista no puede comer pintura ni sus lienzos”, es por eso que constantemente tiene miedo de decir acabo de pintar esto, puse mi alma y corazón, y que la gente al momento de criticar se sienta empoderada y opinen sin tener idea.

También recalcó que una de las dificultades que se le han presentado en su carrera como artista, ha sido la falta de importancia que le dan los artistas veteranos, ya que no la toman en serio, “es como si fuera una niña que va en el kinder y no sabe lo que está haciendo ahí”.
Ángeles afirma que esta generación, tal como los impresionistas, está dispuesta a romper reglas y a sacar el arte de los museos, y como los dadaístas porque la prole se burla de la aristocracia, “será como un gran chiste local que solo unos pocos podrán entender. Buscamos la fama porque tenemos algo que decir; dicen que vemos la vida como si fuera una película…bueno, entonces nuestras aspiraciones serán de película”.

Deja tu comentario

Sobre El Autor

Director y fundador

Se fabricó en los talleres gráficos del Estado de México. Musical desde temprana edad, hijo de la… televisión kistch ochentera, músico rascatripas jubilado, novato del cortometraje, pupilo errante del diseño, animador (emocional y digital). ¡¡¡Ábranla lleva bala: Marcos Meléndez

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.