El vitral es considerado como un oficio, una artesanía, una técnica, un arte que se usa con fines utilitarios, su objeto es el de cubrir ventanas. Se inicia en la época en que no existía vidrio suficiente para cubrir con esto las ventanas son pequeñas piezas unidas al principio con pastas y posteriormente con plomo.

El color en el vidrio dio pauta para organizar después los temas. Es un trabajo relativamente joven. Los españoles no trajeron aquí la industria del vitral. En México se cuenta con más o menos cien años que se introdujo, con la Casa Perandini; también importaron el arte de los espejos y de esto se han originado los que trabajan actualmente.

“Yo comencé a trabajar con mi padre y también he enseñado a mis hijos, somos originarios de Guadalajara y ahí empecé estudiando en la. Escuela de Artes Plásticas de Jalisco, posterior mente trabajé con unos italianos en los Ángeles, California y de ahí a México.”

RAMÓN CORONA, pintor, vitralista, profe sor de la Escuela de Artesanías de la Ciudadela, Ex director de la misma, actualmente investigador de Bellas Artes, ama el azul y el rojo y da gran importancia a los negros que afirma que deben manejarse como elementos plásticos. Ama también el violeta. Trabajó desde niño en su tierra natal, combinando éste con los deportes y acudiendo a la Escuela de Arte. Piensa que la vida es para preparar el trabajo, es un proceso que le divierte y le hace ser eficiente. Su amor más grande es el vidrio, los vitrales, el encontrar las técnicas de los materiales, el profundizar en la ciencia del trabajo; los temas que ha elaborado se los sugiere el material incluyendo corno un pretexto el desarrollo de las calidades estéticas.

Viene al Distrito Federal en el año de 1960 invitado por el maravilloso maestro Miguel Angel Salas Anzures, para abrir un taller en el que se estudiara el oficio del vitral. En 1962, cuando se montó la Escuela de Artesanías se empezó a trabajar como materia.

En la actualidad, retirado de las actividades administrativas, se dedica a la investigación del vidrio y a través de ellas, logra inventar el vidrio de burbuja. ahora muy difundido, que se usa tanto aquí como en el extranjero. Ha tenido muchas alumnos extranjeros que vienen a aprender sus técnicas. Admira corno vitralista a Víctor Francisco Marco y nos platica de los diseños hechos por Diego Rivera, Montenegro y Revueltas, que fueron hechos por artesanos mexicanos, su último trabajo fue el de realizar los vitrales de la Iglesia llamada la “Sagrada Sangre de Cristo” en Guadalajara, asimismo, el Templo del Refugio; otras obras representativas están en, Guaymas y Nogales. Se siente bien de salud y piensa que le falta mucho para poder desarrollarse dentro de la investigación. Trata intensamente de encontrar la manera de expresarse a través del vitral. No está aburrido en lo absoluto, no se siente realizado sino que está en vías de una realización.

Texto extraído de El sol de México (1989),  Vitrales abanico.

Deja tu comentario

Sobre El Autor

Director y fundador

Se fabricó en los talleres gráficos del Estado de México. Musical desde temprana edad, hijo de la… televisión kistch ochentera, músico rascatripas jubilado, novato del cortometraje, pupilo errante del diseño, animador (emocional y digital). ¡¡¡Ábranla lleva bala: Marcos Meléndez

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.