Spencer Elden, es el niño que usaron de modelo para la portada del disco de Nirvana (Nevermind) ya pasaron más de 17 años y Spencer volvio a posar para recrear una de las portadas más famosas de la historia de la música, los padres cobraron 200 dolares cuando su hijo fue fotografiado por primera vez.

Al recordar esa época nos llegan inmediatamente imagenes de gente con cabello largo, botas mineras, camisas de franela (muchas veces con las mangas cortadas) y jeans desgastados. Por lo menos eso recordamos los que ya nos reventabamos en los 90’s.

Por Marcos «XIZO» Meléndez Hernández

Deja tu comentario